Mujeres en la ciudad: calles y monumentos

¿Están representadas las mujeres en la ciudad?

A la hora de pensar en una ciudad que nos represente, debemos tener en cuenta la existencia de monumentos, calles y establecimientos que materialicen la historia y los hitos de la ciudad, y considerar si estas representan tanto a hombres y mujeres por igual.

Como sostiene Lauren Elkin, la autora de Flâneuse (libro que recomendamos), “los nombres que da una ciudad a sus lugares de referencia – en particular, a sus calles – reflejan los valores que defiende, y estos cambian con el tiempo.”

Elkin se refiere a cómo algunas ciudades de la era moderna cambiaron los nombres de las calles que anteriormente honraban a santas, damas de la realeza o figuras importantes en un intento de secularización y democratización, pasando a llevar el nombre de hombres democráticos y laicos, como revolucionarios o científicos. En esta búsqueda de modernizar la ciudad, se dejó de lado a quienes no participaban de esta modernización debido a los roles de género impuestos socialmente, logrando “identificar a las mujeres con el régimen desfasado, asociándolas con lo privado, tradicional y antimoderno”.

Para relevar esta diferencia en la nomenclatura, el colectivo Geochicas mapea participativamente las calles con nombres de mujeres en distintas ciudades de Latinoamérica para visibilizar la inequidad existente. Como sostienen en su web, buscan “crear una nueva narración de la historia de manera colaborativa, y así hacer un énfasis en la importancia de recordar a las mujeres, sus luchas y logros a través del espacio público y el espacio digital.” En el mapa que van construyendo, pueden verse los resultados de sus mapeos: en Buenos Aires, por ejemplo, sólo el 6,1% de las calles tienen nombre de mujer. En Rosario, el 11,3%, y en Ciudad de México 11,6%, entre otras.

Con respecto a los monumentos, también es evidente que hay una desigual referencia a hombres y mujeres en las ciudades. Estas últimas, en palabras de la autora de Flâneuse “cuando aparecen (…) son figuras decorativas o idealizadas, talladas en piedra como alegorías o como esclavas”. Así, muchas veces nos encontramos con estatuas de mujeres (mayoritariamente desnudas o semidesnudas) que representan la libertad, la igualdad, la justicia, la historia, etc.

monumentosevilla
Monumento a la generación del 27 en Sevilla. Foto propia de Despaseando

Un ejemplo claro, es el que surgió a partir de nuestra guía para reflexionar sobre los trayectos cotidianos con perspectiva de género, a partir de la cual recibimos mapeos y análisis de diferentes mujeres. Una de las reflexiones recibidas comentaba sobre un monumento de la ciudad de Sevilla: “Una estatua que me molestó especialmente fue una que hicieron hace unos años a los poetas de la generación del 27. Es una fuente con una escultura de una mujer desnuda tumbada leyendo. Por supuesto, no es una ninguna poeta famosa de la generación del 27, es la representación del cuerpo de la mujer, de la musa de los hombres escritores. Desnuda, inspirando. Leyendo, no creando.”

Una acción al respecto de los monumentos que representan a hombres, fue realizada el último 8 de marzo en España, a partir de la iniciativa de colocar delantales y plumeros a las estatuas masculinas de distintas ciudades. La intervención buscaba reivindicar el papel de las mujeres en la vida cotidiana y cuestionar las desigualdades existentes. Fue también una forma de visibilizar que esos hombres importantes, lo han sido en una sociedad que les permitía la participación y la trascendencia en la vida pública, mientras deparaba el espacio doméstico y las tareas de cuidado a las mujeres.

Citando la cualidad urbana de la Representatividad, necesaria a la hora de evaluar un espacio en el manual “Espacios para la vida cotidiana. Auditoría de Calidad Urbana con Perspectiva de Género” del Col.lectiu Punt 6: “Existe representatividad cuando se percibe reconocimiento y visibilidad real y simbólica de toda la comunidad de modo que se valore la memoria, el patrimonio social y cultural con equidad y la participación de las personas en las decisiones urbanas. La falta de reconocimiento y visibilidad tanto de las personas que han formado parte del pasado de la sociedad como de las que forman parte de su presente en los espacios públicos del barrio, en especial de las mujeres que han sido mayoritariamente invisibilizadas de la memoria histórica y cotidiana, impide construir una sociedad más igualitaria y justa.”

Por esta razón, considerar la nomenclatura de las calles y los monumentos es importante ya que estos reflejan el tipo de sociedad en la que vivimos.

*

¿Quieres recibir nuestros artículos y la agenda de actividades programadas en tu bandeja de entrada? ¡Suscríbete a nuestra Newsletter aquí!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: